Imparables en casa (2-1)

Imparables en casa (2-1)

El Málaga, con goles de Antoñín y Sekou, se ha impuesto 2-1 a Las Palmas, que jugó con uno menos durante casi toda la segunda mitad

A este Málaga nadie le puede parar en casa. A punto estuvo de lograrlo Las Palmas, quizás incluso mereció el empate con el que Benito había neutralizado el tanto de Antoñín. Pero llegó Sekou y con él el delirio ante los 22.128 malaguistas que no se amilanaron con la lluvia. Son ya siete las victorias como local y se acerca aún más el equipo de José Alberto a los puestos de playoffs. Qué cerquita están. 


Todo comenzó de modo fantástico porque el primer gol lo marcó la afición que recibió al equipo a su llegada al estadio. A partir de ahí, con ánimos insuflados, el equipo se volcó en la presión habitual para ahogar al rival y en quitarle la bola. Estás en mi casa y se juega con mis reglas, pareció decirle a Las Palmas. Pero los de Mel no se arrugan. Y fueron ellos quienes gozaron de las primeras oportunidades claras de gol tras una buena acción por la izquierda de Cardona que habilitó a Loiodice para que este estrellase el balón en el palo. Susto tremendo para los locales casi en el ecuador del primer tiempo.  

Después llegaría otra de Jonathan Viera, al que sólo detuvo tirando de reflejos Dani Martín. Excepcional partido el del meta asturiano. Esos errores condenaban a los canarios, que ya llevan arrastrando unas semanas su falta de efectividad. Y ahí aprovechó el momento, cumplida la media hora, Antoñín, para llevar el delirio a los 22.128 valientes malaguistas que desafiaron a la lluvia. Tenía que ser el hijo pródigo para reconciliarse definitivamente con él mismo. 

Las Palmas reaccionó bien, llevando peligro a los dominios blanquiazules. A Jesé se le escapó por poco su remate cruzado. Y Lemos también rozó el empate si no llega a ser por Dani que, con la yema de los dedos, sacó el balón cuando apuntaba a la escuadra.

En la segunda mitad, el Málaga estuvo fallón. Ramón, extraño en él y antes de luxarse el codo, falló en la salida de balón. Otra vez Viera quiso aprovecharse del fallo. Y luego llegó el engaño de Paulino y la segunda amarilla de Loiodice. El árbitro se equivocó gravemente, pero el VAR sólo entra con las rojas directas, no con las amarillas. Así que Paulino se salió con la suya y Las Palmas se quedó con uno menos casi toda la segunda mitad. 

Lejos de hundirles, los de Mel jugaron mejor. Aunque el tanto de Benito llegaría por la creencia del propio futbolista y por un error infantil de Peybernes en una cesión con el pecho a Dani Martín que nunca llegó a su destino. 

Quedaba un cuarto de hora por delante y Kevin, con toda la portería para él, la mandó al palo. Menos mal que la acción no valía por fuera de juego anterior de Paulino. Y en medio del sufrimiento, llegó el gol de Sekou, recién incorporado. Cabezazo inapelable a la salida de un córner para marcar el 2-1. Menudo estreno y menuda victoria trabajada, costosa, puede que hasta inmerecida, pero real como la vida misma. En casa no hay quien pueda con el Málaga. 
 

Alineaciones:

Málaga CF: Dani Martín; Víctor Gómez, Juande, Peybernes, Javi Jiménez; Escassi, Ramón (Isma Gutiérrez, 72'); Paulino (Sekou, 82'), Brandon, Antoñín (Jozabed, 58');  y Roberto Fernández (Kevin, 72').

Las Palmas: Raúl Fernández; Lemos, Raúl Navas, E. Curbelo, Cardona; Óscar Clemente (Benito, 46'), Fabio, Kirian (Moleiro, 65'), Loiodice; Jonathan Viera (Sadiku, 91') y Jesé (Rafa Mújica, 91').


Goles: 1-0, min. 30: Antoñín se adelanta a los defensas para rematar en boca de gol un centro desde la derecha. 1-1, min. 76: Peybernes cede el balón con el pecho a su portero y Benito se adelanta para marcar. 2-1, min. 85': Sekou remata con la cabeza un córner.

Árbitro: Prieto Iglesias. Mostró amarilla a Escassi (47'), Antoñín (55'), Fabio (82'). Expulsó por doble amarilla a Loiodice (16' y 51').

Estadio: La Rosaleda. 22.128 espectadores.